Tras la debacle económica de 2008, el dólar comenzó a ser visto con otros ojos. Un poco negativos. Y ahora es el turno del euro, que con la crisis griega amenaza con debilitarse y desencantar en todos aquellos que confiaban en su fortaleza, dado el contundente respaldo de las economías que lo sustentan. Pero a medida que estas dos monedas pierden brillo, otras comienzan a asomarse como opciones atractivas para los inversores.

La libra esterlina, el franco suizo, la corona sueca e incluso el dólar, pero de Australia o Canadá, ganan visibilidad en las miradas de los inversores, que comienzan a verlas como monedas alternativas con potencial de suba y que pueden eventualmente formar parte de los portfolios de inversiones.

No poner todos los huevos en la misma canasta. Parece ser una buena sugerencia en este caso. Desde IG, en más de una oportunidad nos hemos referido a la importancia de contar con un portfolio diversificado en cuanto a las opciones de inversión. Ahora bien, ¿qué tal si esa idea de “diversidad” también la aplicamos a las monedas? ¿Es recomendable esta estrategia? ¿Cómo llevarla a cabo? Examinemos estas cuestiones para ver si una vez más, la crisis puede volverse una oportunidad.

Tragedia griega

La crisis de Grecia puede repercutir no sólo en Europa, sino también en el resto del mundo. Así lo aseguran los analistas que además vaticinan que los daños podrían ser superiores a los que provocó el colapso financiero en Estados Unidos.

¿Cuál será el futuro del euro en semejante contexto de inestabilidad? ¿Podrá resistir a un default griego? Hace poco más de una semana, BBC Mundo informaba que el ex ministro de Relaciones Exteriores de Inglaterra, Jack Straw, pronosticaba el derrumbe de la zona euro, reclamando al gobierno el diseño de alternativas ante la agudización de la crisis en Grecia. Según el ahora parlamentario opositor el euro se enfrenta a una “muerte lenta” y la zona euro –compuesta por 17 Estados miembros- “no puede durar” en su forma actual.

Hace poco tiempo, se multiplicaban diagnósticos igualmente pesimistas con respecto al dólar. “Los días del dólar como divisa de reserva mundial están contados después de la crisis financiera del 2008”, dijo en 2009 el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, anunciando el surgimiento de un nuevo orden económico internacional.

Más allá de los pronósticos catastróficos o los certificados de defunción que se anticipen para estas divisas, lo cierto es que tanto el dólar como el euro pued en dejar de ser elem

ento excluyente a la hora de pensar en inversiones monetarias. Claro, para aquellos inversores poco habituados a monedas alternativas, la posibilidad de volcarse a otras divisas puede producir cierto vértigo. Pero a medida que la tendencia se generaliza esta posibilidad puede resultar más fácil de lo que uno se imagina.

Un plan simple

Hasta hace poco tiempo, las inversiones en monedas estaban limitadas a grandes especuladores de la talla de George Soros, o a traders que realizaban operaciones de corto plazo, utilizando deuda para intentar obtener ganancias. Sin embargo, con instrumentos como los ETFs las inversiones ahora se hacen accesibles al inversor individual que busca diversificar su exposición en diferentes monedas.

Un ejemplo es el ETF  DBV que, desde hace pocos años ofrece la oportunidad de apostar a una canasta internacional de diez monedas, posibilitando a los inversores que no tienen la capacidad financiera o el tiempo para administrar su portafolio propio, puedan invertir en divisas varias.

El ETF DBV opera con diez monedas de países o regiones económicas de relevancia mundial, ya sea apostando a la suba o baja de las divisas en función de las correspondientes perspectivas económicas. Su canasta heterogénea está integrada por dólares estadounidenses, canadienses, australianos y neozelandeses, euros, yenes, francos suizos, libras esterlinas, y coronas noruegas y suecas.

Como sabemos que Internet multiplica enormemente las posibilidades de llegar a nuestra comunidad de inversores, nos encontramos en medio de un proceso de renovación de nuestro sitio para ofrecer de la manera más didáctica, amena y práctica la posibilidad de informarse a través de notas, informes y entrevistas. Estén atentos a los cambios.

En suma, a la hora de escuchar sobre “certificados de defunción” de una u otra moneda, es importante analizar los cambios que modifican el orden económico internacional y, como inversores, debemos ser cautelosos y estar atentos para descubrir nuevas estrategias que pueden ponerse en práctica partir de estas situaciones.

Autor: Federico Tessore

Si esta interesado en aprender a invertir en el Mercado Forex   le recomiendo  los cursos de La Universidad de Forex

Lo Saluda Atte

Luciano Franzoni

Email de Consultas: info@invirtiendoenforex.com